jueves, 22 de agosto de 2013

Todos los días son iguales

Y por eso ya no escribo.
Nada trascendente, nada interesante, me aburro como una ostra.
Mis vacaciones se están resumiendo en autoescuela y gimnasio, un mínimo de vida social y unas ganas tremendas de retomar mi vida normal. Menos mal que solo faltan dos semanas para volver a la uni...

Con el tema comida podría decirse que avanzo dos pasos y retrocedo uno, es decir, poquito a poco voy mejorando pero sigo sin hacerlo todo lo bien que podría. No sé cuánto peso, no me tomo medidas... Pero sabeis que? No me he dado ni un solo atracón en todo el verano, ni he vomitado. No recuerdo la última vez que pasó ninguna de esas dos cosas, es una sensación genial dejar todo eso atrás, de verdad que no podía vivir tranquila, me sentía tan mal siempre, no tenía el más mínimo control... Era horrible, horrible, pero que os voy a contar. Además ahora veo mejoras en mi cuerpo, cuándo voy a aprender que vomitar no adelgaza? Como mucho te mantiene, al menos en mi caso, pero no vale la pena semejante sufrimiento para total, quedarse estancada. 



El ejercicio da sus frutos y aunque todavía tengo mucho que trabajar, me veo mejor, no más delgada exactamente, pero sí menos fofa y más definida. Incluso Dream el otro día que pasamos la tarde juntos, me estaba acariciando las piernas y se sorprendió "Oh! Qué duras están!", así que genial. He pensado subir al final del verano, fotos del antes y el después de estos dos meses de gym... Me da mucho corte pero me gustaría que me dijerais si así a simple vista, se aprecian cambios. 
Besos a todas! 

lunes, 5 de agosto de 2013

Always look on the bright side of life

Necesitaba acualizar y sacar de la página principal la entrada anterior, pero no me veía capaz de volver a escribir sobre calorías y pesos después de la tragedia, demasiado frívolo.

Pero en fin, la vida sigue adelante y así ha sido la mía estos últimos días.
Ya tuve mis vacaciones en Barcelona, me vinieron de maravilla y aunque, como era visto, comí de más, estuve todos los días caminando muchísimo y visitando todos los lugares que teníamos en la lista. Es una ciudad increíble, cada vez que voy me gusta más y la veo con ojos distintos, siempre lo he tenido en mente pero ahora más que nunca, me gustaría pasar unos años allí. Disfruté al máximo de todo, no me arrepiento de los excesos. Además tenía un comodín guardado en la manga!


Mercado de la Boquería

Desde la vuelta a casa he retomado el gimnasio y los buenos hábitos (aunque siempre mejorables) alimenticios. También el carnet de conducir, pretendo sacarmelo cuanto antes así que este mes será mi prioridad. El finde hice una escapada a un pueblo de la costa en el que había una fiesta del vino y allí me reencontré con dos amigos de clase a los que no veía desde junio. Fue divertidísimo. Uno de ellos se irá de erasmus este año y lo echare tanto de menos...! :( Espero vernos de nuevo antes de que se vaya, pero sino me quedo con esta despedida tan genial. Eso sí, el domingo resaca increíble + dolor premenstrual, fue horrible, está claro que no puedo beber más hasta nuevo aviso (tampoco me pasé tanto pero mi cuerpo ya no tolera nada). Me alegro, ya he aprendido a salir sin beber y divertirme casi igual (triste pero cierto), más sano y menos calorías inútiles.

No sé cuanto peso ni cuales son mis medidas ahora mismo, pero me veo mejor y me siento bien estando así de activa. Además, sigo leyendo Juego de Tronos y tengo una lista de 81 películas pendientes en series.ly. Por fin un verano que no es una puta mierda! 
Ah, eso sí, he abandonado el Reto Squats, me quedé por la mitad. Se hacía demasiado duro, especialmente estando fuera y sin parar un momento en todo el día. Ahora hago unas 50-60 sentadillas con mancuernas al día, sea en casa o en el gym, descanso de vez en cuando y listo. Trabajo sobre todo las piernas, no creo que pase nada por no hacer tropecientos cada vez.
Por supuesto no podía faltar mi típica frase "pero echo de menos a Dream". Nos veremos antes de septiembre pero sino, en menos de un mes vuelvo a Compostela y tenemos todo el año para estar juntos, me muero de ganas de retomar mi vida allí. Pero voy a aprovechar lo que me queda ahora que estoy agusto con mis padres y está la familia de fuera aquí, y todavía me quedan algunos planes que cumplir.